Experimentando para aprender. Grafito, temperatura y electricidad.

De la experiencia se aprende y principalemente creo que muchas veces en clase, cuando realmente puedo hacer las cosas y practicarlas es cuando veo que los conceptos se retienen y sobre todo se comprenden mejor.

También a uno mísmo le ayuda a comprender mejor las cosas, sinceramente soy filólogo y para nada no tengo nada de químico pero, haciendo esto en casa para intentar enseñar un experimento a mis alumnos me di cuenta de unas cuantas cosas.

Hace un par de cursos en una clase de C. Naturales estuvimos haciendo unos experimentos sobre conductividad  eléctrica en algunos materiales. Hicimos algún circuito en el que los niños (3ºde primaria) pusieron algún elemento entre medias de un circuito en el que colocamos un montón de pilas tipo D, las más grandes de 1,5 voltios, serían 8 o 9.

Probando materiales conductores y no conductores a mi compañera, Ana Rey (alumna de prácticas en aquel momento) se le ocurrió poner una mina de lapicera entre unos clips para ver cómo se comportaría el grafito ante una carga parecida a unos 12 o 15 voltios. Tras poner la mina de grafito y esperar unos segundos aquello se puso a arder como si fuera el volframio de una bombilla de las de antes.

Pues bien, el tema es que sí, efectivamente el grafito conduce la electricidad, pero lo hace una forma muy particular. La semana pasada haciendo el experimento no me salía igual, tardaba bastante en “encenderse”. No sabía se era porque ponía los clips muy separados o no ponía suficientes pilas, pero tardaba mucho en empezar a “lucir”.

Tras leer e investigar alguna cosa, y por favor, necesito que me corrijáis porque no soy experto en el tema,  el grafito es un “semiconductor” y la capacidad de conducción de este elemento depende también de su temperatura. Es decir, el grafito permite pasar la electricidad pero esta conductividad es mayor cuando más elevada sea su temperatura.

Me intrigaba el tema y le pregunté a un gran compañero que tengo Ismael Camarero  si sabía algo de esto. Me mandó un interesante artículo de cómo se utiliza el grafito en la industria del acero y cómo se comporta el grafito.

El grafito, a parte de tener una estructura muy común a la del diamante, es un elemento semi-metálico y tiene sus particularidades en cuanto a la conductividad eléctrica.

Al principio del video no se ve o aprecia nada, no existe casi ni corriente eléctrica. Me gustaría poner un polímetro para ver qué voltaje está pasando o ver si hay actividad eléctrica. Y es, cuando más o menos, a la mitad de duración tras unos 20 segundos de unir los polos de las pilas se produce un poco de humo y cuando la temperatura del grafito permite que la electricidad pase mejor a través de él. Evidentemente termina fundiéndose y partiéndose la mina.

Podeis ver el video (clic sobre la imagen de abajo)

La pena de esto es no poderlo haber hecho en clase directamente con los niños dada la situación en la que estamos, pero de una forma u otra se lo he ido intentando explicar por diferentes sitios. No se si lo habrán entendido… espero que algo sí… y con que se queden un poco del tema de la electricidad es más que suficiente.

GRACIAS Ismael Camarero y a todo ese grupo de Facebook de Divulgación Cientifica. Sois muy grandes.

¿Me cuentas lo que te gusta y lo que no? Una tutoría diferente.

Esta no es una entrada de tecnología ni relacionada con ninguna herramienta innovadora de recurso de aula. Pero sí que he de decir que es una de las actividades que he desarrollado en clase para saber cómo se encuentran emocionalmente mis alumnos en su día a día en clase, en el patio o simplemente conviviendo una vez que entran en el colegio.

La idea comenzó con una campaña que estamos haciendo en el cole en la que intentamos ser transparentes y hablar con un mensaje “Tu Cuentas , me cuentas”. El caso es que en dos secciones lo hice de forma completamente diferente ya que una de ellas no se atrevían a decir qué es lo que pasaba o por qué se encontraban mal.

Hicimos una gran nube, en la que íbamos a ir poniendo todo lo que “No me gusta…”

Ahí comenzó todo y realmente me quedé perplejo con lo que unos alumnos de 4º de primaria (9-10 años) pueden llegar a pensar o cómo se pueden sentir por una simple cosa que un compañero les hace.

Para comenzar la actividad les pedí a los niños que escribieran en un papel cosas que “no les gustaba” o que terminaran la frase “No me gusta que….”. Poco a poco fueron rellenando sus papelitos pero cuando fuimos a leerlos nadie se atrevía o nadie quería decir a los demás lo que les molestaba. Así que procedí a decir “vale, me pasáis las notas, las vamos leyendo y vamos a hacer como que las tiramos a la papelera para que desaparezcan”. Así lo hicimos y empezamos a leerlos uno tras otro, pero sinceramente entre mensaje y mensaje me iba quedando sin palabras viendo la realidad de lo que tenía delante y de lo que estaba pasando.

Algunas de estas frases decían cosas como:

“No me gusta que se rían de mi cuando intento dar mi opinión”

“No me gusta que me infravaloren”

“No me gusta que me insulten y pongan motes“

“No me gusta que cuando estoy hablando con un compañero me deje de hablar porque viene otro amigo (con quien se lleva mejor) y para la conversación. (sentimiento de vacío) Otro compañero lo puso como “me molesta que cuando empiezo a hablar con alguien deje de hablar conmigo por querer hablar con otra persona que le cae mejor”.

“No me gusta que me echen la culpa mintiendo”

“No me gusta que cuando hago algo mal otro se chive”

“No me gusta que hablen mal de mi a mis espaldas”

No me gusta que alguien me diga que soy tonto o cosas feas porque ella o el crean tener la razón y saber hacerlo todo bien”.

“No me gusta que me mientan, que me chinchen”

2019-03-28 10.27.12

Bueno hay muchas más que podéis leer en la foto, algunas de ellas realmente según las decía en voz alta y las iba tirando a la papelera veía cómo poco a poco los alumnos se iban identificando.

En la otra sección en la que doy clase fue diferente y lo hice de otra forma. Simplemente fueron los niños los quisieron hablar y decir cual era su frase. Tengo una clase buena, pero en la que hay mucho sentido de liderazgo en algunas actividades deportivas, proyectos o simplemente tareas de aula. Es en esta clase es donde me volví a quedar “a cuadros” cuando veía lo que los alumnos decían y la madurez con la que decían a sus compañeros por lo que se encontraban mal.

Algunas de esas frases fueron:

“No me gusta que me hagan burla y me echen la culpa mintiendo”

“No me gusta que no escuchen las ideas que digo en mi grupo”

“No me gusta que en un proyecto algunos trabajen y otros no hagan nada”…

Bueno esta junto a otras muchas fuimos escribiéndolas en la nube con su puño y letra para que pudieran verse identificados.

La verdad es que salió bastante bien y decidimos darle una segunda parte a esa “nube que pensé que podría salir volando por la ventana”. Esa nube con “no me gusta que….” La colocamos junto a la ventana y teníamos una parte por abajo sin escribir y ahí si que pusimos “Sí que me gusta…” Aprovechamos otra tutoría o principio de la mañana de otro día para reflexionar sobre lo que queremos para nosotros y qué es lo que querían en el grupo. Evidentemente los niños coincidían y reconocían cosas como:

“Si que me gusta que me escuchen y tengan en cuenta mis ideas”.

“Me gusta que digan cosas buenas de mi y que me ayuden”.

“Me ayuden y estén haciendo lo mejor para mi”.

“Me gusta que me digan que soy creativo”

“Me gusta que me ayuden”.

Hicimos una linea divisoria entre lo que “Sí que me gusta…” y “No me gusta…” es la linea que hay en medio pero podríamos seguir ampliando esta nube día a día.

Adicionalmente y junto a las fiestas del colegio la semana pasada hicimos un “Break Out Edu” haciendo un gran juego en el que diferentes grupos de alumnos debían abrir un cofre pasando por diferentes pruebas de pistas, abriendo cajas… Es en este tipo de actividades en el que podemos ver también muy de cerca estos comportamientos y que nos ayudan a tener un gran reflejo de la personalidad de nuestros alumnos y cómo piensan. Este tipo de actividades no se debe limitar a que “hagan un juego en que abren una caja” o “descifran un enigma” mirando desde dentro podemos ver perfectamente si un grupo va a jugar bien si son comunicativos, si trabajan en grupo, si colaboran y sobre todo si son buenas personas los unos con los otros.

https://platform.twitter.com/widgets.js

En fin, solo quería compartir esta “actividad” o experiencia como algo que me ha sido tremendamente útil para ver los puntos débiles de mi aula y evaluar cómo podemos trabajar las relaciones sociales.

La empatía, el cariño, el agradecimiento es algo que siempre hemos trabajado desde el nuestro colegio (San José Valladolid) pero esto ha sido toda una experiencia en la que he podido ver más de cerca las necesidades de mis niños y cómo trabajar mejor con ellos, desde dentro y sobre todo desde cómo nos ven a los demás.